5-lugares-que-no-debes-dejar-de-ver-en-Lerma

Visitar a Lerma es sumergirse en un fantástico viaje en el tiempo a más de 500 años de antigüedad, cuando la sociedad española se regía bajo la estructura feudal y no había los mismos derechos ni libertades de la actualidad. Y es que esta localidad, ofrece una amplia variedad de lugares para ver durante tu visita de vacaciones o escapadas de fin de semana.

No podíamos pedir menos de uno de los escenarios más ricos culturalmente de España, debido a que aquí reposan fascinantes infraestructuras de la época medieval en donde vivieron los primeros miembros del ducado de Lerma en el siglo XVII. Cada uno de esos lugares está cargado con nuestra esencia hispánica, los cuáles no debes dejar de ver en tu viaje a Lerma.

Alguno de ellos, siguen conservando ciertos elementos que dan fe viva de la vida en aquellas épocas. Mientras que otros tantos han sido restaurados para convertirlos en paradores turísticos, donde vivirás momentos inolvidables que permanecerán grabados en tu memoria para siempre.

Hay quienes se limitan a visitar Lerma porque no consideran que “no hay nada para ver”. Sin embargo, son totalmente ignorantes de ello porque este municipio ha sido catalogado como uno de los “Pueblos más bonitos de España” en 2018 por la asociación que lleva este mismo nombre, la cual busca promocionar y preservar al patrimonio cultural y natural de aquellas áreas geográficas con menor nivel poblacional e industrial.

No quedan duda de que Lerma tiene lo suficiente como para armar un itinerario perfecto, donde puedas explorar nuevos horizontes culturales e intelectuales a la vez que descansas por unos días de tantos agobios cotidianos. ¿Quieres conocer esos estupendos lugares para ver en Lerma? ¡Sigue leyendo!

1.-  Palacio Ducal de Lerma:

Comenzó a ser construido en 1601 por órdenes de Francisco Sandoval y Rojas, quien fue el I Duque de Lerma. El arquitecto Francisco de Mora fue el encargo de dar vida a la idea de este noble, basándose en técnicas muy avanzadas para la época como albañilería, yeso y solería.

El Palacio Ducal de Lerma es una visita obligada a los que vienen a Lerma, debido a que en sus pasillos e instalaciones se concentran vástagos muy valiosos de la historia colonial y contemporánea española. Principalmente, porque en este lugar se albergó a miles de prisiones de guerra del bando republicano durante los años posteriores al conflicto bélico que vivió nuestro país entre 1936-1939.

Más que uno de los tantos lugares para ver en Lerma; Se trata de ese punto de referencia que todos tenemos sobre este pueblo burgalés, el cual experimentó un proceso de mejoras estructurales en 2003, con la finalidad de añadir agregados para el disfrute del turista como el restaurante mayorazgo en el que podrás saciar tus ganas de probar la gastronomía local, mientras que recorres cada rincón sin reserva alguna.

2.- Monumento al Cura Merino:

Otro de los lugares para ver en Lerma es el Monumento al Cura Merino. Esta reliquia cultural es un mausoleo que está ubicado en el centro de la Plaza de Santa Clara, donde reposan los restos del sacerdote Don Jerónimo Merino, más conocido como “Cura Merino”. Tal religioso se le considera como un héroe de la guerra de la independencia española contra Napoleón, a quien le hizo frente con 200 tropas.

Se encargó de crear grupos subversivos para contrarrestar el avance del ejército francés en suelo español, lo cual le costó ser humillado y vejado de su función religiosa ante sus feligreses. Sin embargo, obtuvo un notorio reconocimiento por parte de las autoridades al ser nombrado Gobernador Militar de Burgos y Comandante General de esta misma provincia.

El Cura Merino murió exiliado en Alezón, Francia en 1844 y no fue hasta el 2 de mayo de 1968, cuando sus restos fueron repatriados a Lerma para rendirle póstumo homenaje por su valiente lucha.

Aquí podrás recrearte con esta interesante historia, así como también sentarte en los bancos que están alrededor para deleitarte con el aroma a jardín natural y zonas verdes.

3.- Plaza de Santa Clara:

¿Vienes con tu novia y quieres pedirle que se case contigo? ¡Este es el lugar ideal para ello! La Plaza de Santa Clara está ubicada en el casco histórico de Lerma, constituyéndose como el “corazón de esta localidad”. El paso por aquí es obligatorio, debido a que es donde se concentran alguna de las atracciones turísticas más importantes como el Monumento al Cura Merino y el Mirador de los Arcos.

En este último, gozarás de majestuosas vistas a la vega del río Arlanza. En medio de este idílico escenario, podrás declararle tu amor a esa persona que amas y solicitarle que unan sus vidas para siempre; Algo realmente de ensueño para muchas personas, quienes sueñan con una pedida de mano como en los cuentos de hadas.

4.- Convento de San Blas:

Se sitúa en la Plaza San Blanca a pocos metros de la Plaza Ducal. Este convento fue construido durante el siglo XVII, con la finalidad de albergar a la comunidad de monjas Dominicas, cuya vida religiosa sigue vigente hasta nuestros días. Estas hermanas cristianas se dedican a la fabricación de piezas en cerámica para la venta al público, las cuales podrás llevarte a casa por un precio accesible.

Sí alguna vez soñaste con unirte a las fuerzas cristianas del Vaticano, una visita al convento de San Blas será esa guía para conocer todos los detalles que envuelven a la vida del celibato desde hace muchísimo tiempo, antes de que tus abuelos nacieran.

5.- Colegiata de San Pedro en Lerma:

El último de los lugares que no debes dejar de ver en Lerma es la Colegiata de San Pedro. Su construcción finalizó en 1617 con una fastuosa fiesta entre miembros de la corte y nobleza en aquella época, la cual tuvo una duración de 21 días. Aunque su exterior es sumamente sencillo, esto no le resta importancia porque fue una abadía dependiente de Roma en siglos pasados.

Esta iglesia permanece abierta durante todo el año para el público en general. Una vez que ingreses allí, quedarás embelesado con su ambiente sepulcral e impactantes elementos artísticos mitológicos como el órgano de Diego Quijano o la escultura a Don Cristóbal de Rojas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.