Hospedarte en un hostal en Lerma: La experiencia que nunca olvidarás.

Hospedarte en un hostal en Lerma: La experiencia que nunca olvidarás.

Sí hay algo que nos genera excitación en las vacaciones es el hecho de hacer cosas diferentes a las habituales. Salir de esa agobiante rutina que acaba con nuestra felicidad de forma fulminante; Una de estas cosas podría ser hospedarte en un hostal en Lerma, donde recibirás fantástica atención por parte de todo el equipo que mantiene vivo a este tipo de establecimientos. 

Se convertirán en una auténtica familia durante esos días que te hospedes allí, brindándote todo su cariño para que tu estancia en su hostal en Lerma sea algo que jamás olvides. Pase a ser como esas anécdotas de viaje que siempre tenemos presente en nuestra vida, marcando un precedente positivo en nuestras perspectivas hacia el mundo que nos rodea. 

Uh hostal puede brindar servicios con la misma calidad en comparación a hoteles caros, basándose en las necesidades específicas de sus huéspedes pero con un tono más desenfadado. 

Allí encontrarás todo lo que requieras para una visita en Lerma excepcional, ofreciéndote la máxima comodidad con espacios espectaculares en los que estarás agradecido por tu buen acierto de haber escogido un hostal para disfrutar de fantásticos lugares, donde sentirás que el tiempo se detuvo con la intención de otorgarte sensaciones únicas en cada rincón de un pueblo tan maravilloso como mágico e inigualable. 

Hostal en Lerma, un sitio para el reencuentro.

Conocer nuevas culturas e interactuar con otras personas es la finalidad de cualquier viaje, sea a Lerma o cualquier otro lugar del mundo. Buscamos vivir experiencias distintas, las cuales nos eduquen e informen sobre la importancia de la diversidad en el mundo y cuan fácil es convivir, indiferentemente de las costumbres e idiosincrasias de cada uno. 

Todo esto es posible en un hostal, donde comprenderás que los seres humanos estamos diseñados para compartir e imponer un estilo de concordia entre nosotros. Entenderás que no es tan difícil ceder para lograr un ambiente de armonía, el cual contribuirá positivamente en tu salud física y emocional. 

Un pueblo como Lerma no solo merece ser descubierto en su exterior, deleitándonos con la fascinante infraestructura barroco-medieval de hace más de 500 años. La esencia innata de sus habitantes, quienes son un retrato vivo de la identidad burgalesa desde las raíces más profundas, son una gran fuente de conocimiento.

Ellos serán tus mejores guías turísticos, debido a que dentro de sí están guardados los mejores relatos e historias que han marcado una huella en el acontecer local. Un hostal en Lerma es aquel refugio para todos aquellos que no se conforman con el turismo convencional; Se trata de ese espacio fabuloso en el cual, se reúnen un afluente número de individuos con el mismo gusto e interés por convertir a sus viajes en lecciones académicas para su enriquecimiento intelectual. 

¿Qué servicios ofrece un hostal en Lerma?

Un hostal en Lerma u otras zonas de España ofrecen servicios muy similares a los de un hotel convencional. La única diferencia de estos lugares es el nivel de cercanía que otorga a los huéspedes, quienes jamás tendrán un trato frío y distante con los regentes u otros miembros del personal. 

Se sentirán súper a gusto como si estuvieran en casa. Aunado a lo mencionado en párrafos anteriores, un hostal en Lerma también cuenta con las siguientes alternativas para los clientes: 

  • Habitaciones privadas. 
  • Conexión a WiFi de alta velocidad gratis para que puedas continuar conectado con el mundo exterior. 
  • Uso irrestricto de las áreas comunes. 
  • Comedor comunitario con menú a la carta o previamente establecido para cada comida del día. Su sazón casera te remontará a los tiempos en los que ibas a de visita a casa de la abuela durante cada domingo. 
  • Aceptación de diversos métodos de pago como tarjetas de crédito o débito, transferencias bancarias o efectivo. 

Más económico pero igual de seguro e higiénico.

Los hostales son una alternativa estupenda para jóvenes o mochileros, quienes viajan con poco presupuesto y tampoco están en la búsqueda de un establecimiento de extremo lujo para hospedarse con “clase y elegancia”. Lo único que les importa es seguir reuniendo experiencias de viaje para su anuario de vida, el cual acabarán desvelando en una reunión familiar con sus hijos o nietos. 

Aquí encontrarás un refugio para descansar y relajarte al máximo, donde no existen preocupaciones de ningún tipo. En Lerma, tendrás a tu disposición una amplia variedad de hostales en dónde hospedarte; Son súper cómodos e igualmente seguros y salubres como un hotel tradicional, pero con la ventaja de garantizar una estancia mucho más económica.

Quieren conseguir un hogar en el que podrán forjar nuevas amistades, así como también sentir que el calor humano dentro de estas comunidades rurales es más que un simple mito de las historias televisivas. 

5-lugares-que-no-debes-dejar-de-ver-en-Lerma

5 lugares que no debes dejar de ver en Lerma.

Visitar a Lerma es sumergirse en un fantástico viaje en el tiempo a más de 500 años de antigüedad, cuando la sociedad española se regía bajo la estructura feudal y no había los mismos derechos ni libertades de la actualidad. Y es que esta localidad, ofrece una amplia variedad de lugares para ver durante tu visita de vacaciones o escapadas de fin de semana.

No podíamos pedir menos de uno de los escenarios más ricos culturalmente de España, debido a que aquí reposan fascinantes infraestructuras de la época medieval en donde vivieron los primeros miembros del ducado de Lerma en el siglo XVII. Cada uno de esos lugares está cargado con nuestra esencia hispánica, los cuáles no debes dejar de ver en tu viaje a Lerma.

Alguno de ellos, siguen conservando ciertos elementos que dan fe viva de la vida en aquellas épocas. Mientras que otros tantos han sido restaurados para convertirlos en paradores turísticos, donde vivirás momentos inolvidables que permanecerán grabados en tu memoria para siempre.

Hay quienes se limitan a visitar Lerma porque no consideran que “no hay nada para ver”. Sin embargo, son totalmente ignorantes de ello porque este municipio ha sido catalogado como uno de los “Pueblos más bonitos de España” en 2018 por la asociación que lleva este mismo nombre, la cual busca promocionar y preservar al patrimonio cultural y natural de aquellas áreas geográficas con menor nivel poblacional e industrial.

No quedan duda de que Lerma tiene lo suficiente como para armar un itinerario perfecto, donde puedas explorar nuevos horizontes culturales e intelectuales a la vez que descansas por unos días de tantos agobios cotidianos. ¿Quieres conocer esos estupendos lugares para ver en Lerma? ¡Sigue leyendo!

1.-  Palacio Ducal de Lerma:

Comenzó a ser construido en 1601 por órdenes de Francisco Sandoval y Rojas, quien fue el I Duque de Lerma. El arquitecto Francisco de Mora fue el encargo de dar vida a la idea de este noble, basándose en técnicas muy avanzadas para la época como albañilería, yeso y solería.

El Palacio Ducal de Lerma es una visita obligada a los que vienen a Lerma, debido a que en sus pasillos e instalaciones se concentran vástagos muy valiosos de la historia colonial y contemporánea española. Principalmente, porque en este lugar se albergó a miles de prisiones de guerra del bando republicano durante los años posteriores al conflicto bélico que vivió nuestro país entre 1936-1939.

Más que uno de los tantos lugares para ver en Lerma; Se trata de ese punto de referencia que todos tenemos sobre este pueblo burgalés, el cual experimentó un proceso de mejoras estructurales en 2003, con la finalidad de añadir agregados para el disfrute del turista como el restaurante mayorazgo en el que podrás saciar tus ganas de probar la gastronomía local, mientras que recorres cada rincón sin reserva alguna.

2.- Monumento al Cura Merino:

Otro de los lugares para ver en Lerma es el Monumento al Cura Merino. Esta reliquia cultural es un mausoleo que está ubicado en el centro de la Plaza de Santa Clara, donde reposan los restos del sacerdote Don Jerónimo Merino, más conocido como “Cura Merino”. Tal religioso se le considera como un héroe de la guerra de la independencia española contra Napoleón, a quien le hizo frente con 200 tropas.

Se encargó de crear grupos subversivos para contrarrestar el avance del ejército francés en suelo español, lo cual le costó ser humillado y vejado de su función religiosa ante sus feligreses. Sin embargo, obtuvo un notorio reconocimiento por parte de las autoridades al ser nombrado Gobernador Militar de Burgos y Comandante General de esta misma provincia.

El Cura Merino murió exiliado en Alezón, Francia en 1844 y no fue hasta el 2 de mayo de 1968, cuando sus restos fueron repatriados a Lerma para rendirle póstumo homenaje por su valiente lucha.

Aquí podrás recrearte con esta interesante historia, así como también sentarte en los bancos que están alrededor para deleitarte con el aroma a jardín natural y zonas verdes.

3.- Plaza de Santa Clara:

¿Vienes con tu novia y quieres pedirle que se case contigo? ¡Este es el lugar ideal para ello! La Plaza de Santa Clara está ubicada en el casco histórico de Lerma, constituyéndose como el “corazón de esta localidad”. El paso por aquí es obligatorio, debido a que es donde se concentran alguna de las atracciones turísticas más importantes como el Monumento al Cura Merino y el Mirador de los Arcos.

En este último, gozarás de majestuosas vistas a la vega del río Arlanza. En medio de este idílico escenario, podrás declararle tu amor a esa persona que amas y solicitarle que unan sus vidas para siempre; Algo realmente de ensueño para muchas personas, quienes sueñan con una pedida de mano como en los cuentos de hadas.

4.- Convento de San Blas:

Se sitúa en la Plaza San Blanca a pocos metros de la Plaza Ducal. Este convento fue construido durante el siglo XVII, con la finalidad de albergar a la comunidad de monjas Dominicas, cuya vida religiosa sigue vigente hasta nuestros días. Estas hermanas cristianas se dedican a la fabricación de piezas en cerámica para la venta al público, las cuales podrás llevarte a casa por un precio accesible.

Sí alguna vez soñaste con unirte a las fuerzas cristianas del Vaticano, una visita al convento de San Blas será esa guía para conocer todos los detalles que envuelven a la vida del celibato desde hace muchísimo tiempo, antes de que tus abuelos nacieran.

5.- Colegiata de San Pedro en Lerma:

El último de los lugares que no debes dejar de ver en Lerma es la Colegiata de San Pedro. Su construcción finalizó en 1617 con una fastuosa fiesta entre miembros de la corte y nobleza en aquella época, la cual tuvo una duración de 21 días. Aunque su exterior es sumamente sencillo, esto no le resta importancia porque fue una abadía dependiente de Roma en siglos pasados.

Esta iglesia permanece abierta durante todo el año para el público en general. Una vez que ingreses allí, quedarás embelesado con su ambiente sepulcral e impactantes elementos artísticos mitológicos como el órgano de Diego Quijano o la escultura a Don Cristóbal de Rojas.

Lerma Un paraíso terrenal para descubrir.

Lerma: Un paraíso terrenal para descubrir.

Hay rincones de la geografía española que merecen ser visitados por su belleza y majestuosidad, donde aún existen vástagos presentes de la cultura hispánica de siglos pasados para transportarse a esas épocas e imponer un estilo único a las vacaciones. Lerma es uno de esos pueblos presentes en cada comunidad autonómica con el encanto suficiente para seducir a cualquier visitante, haciéndole saber en cada calle o paraje cuán beneficiosa ha sido tu inversión en tiempo y dinero. 

Viajar a Lerma es una experiencia que jamás olvidarás en tu vida. Esta localidad burgalesa será capaz de envolverte dentro de una atmósfera medieval con sus hermosísimas estructuras antiguas, las cuales tienden a conservar dentro de sí un sinfín de historias intrigantes para enriquecer tu léxico académico. Cada una de sus calles se convertirá en un refugio de relajación absoluta con balcones ajardinados y detalles rústicos, los cuales dan esa sensación de serenidad tan necesaria para disfrutar de las vacaciones. 

Sí vienes a Lerma con tu pareja en un viaje de novios o luna de miel, podrás encontrar aquí ese refugio idílico que te permitirá reencontrarse y vivir tu amor al máximo como si se tratase de un cuento de hadas, debido a que todos los espacios de este espectacular pueblo se confabulan para tal propósito. Además de ofrecerte una amplia oferta turística, brindándote la oportunidad de compartir momentos únicos a la vez que desestresantes. 

Sus habitantes no se cansarán de consentirte con mimos y atenciones, ofreciéndote ese calor humano que es tan característico es de esos pequeños pueblos españoles. ¿Quieres más motivos para visitar Lerma? Este contenido será una guía completa con detalles de interés para que ese viaje a uno de los pueblos más bonitos de España, sea algo maravilloso. 

¿Te interesa? ¡Adelante!

¿Dónde se ubica Lerma?

Lerma es un municipio que pertenece a la provincia de Burgos, dentro de la comunidad autónoma de Castilla y León. Su población se ubica en 2.596 habitantes según el censo realizado por el INE en 2017, la cual se distribuye en 166 km2 con una densidad de población de 15.6 habitantes por km2. De esta forma, se constituye como una localidad pequeña en la que podrás disfrutar sin mayores preocupaciones. 

A pesar de sus pequeñas dimensiones, Lerma cuenta con una estupenda infraestructura turística para recibir a decenas de miles de visitantes y garantizarles un aposento adecuado a sus necesidades. 

Este pueblo está ubicado a 200 kilómetros al noroeste de Madrid y a 40 kilómetros al sur de la capital de Burgos. Asimismo, posee una superficie territorial de 166 km2. 

¿Qué podemos ver o hacer allí? 

Esta localidad burgalesa destaca por sus fastuosos e imponentes edificios históricos con sus pintorescos espacios urbanísticos, donde tendrás la posibilidad de conocer más sobre las raíces de la hispanidad y todos aquellos sucesos que condujeron a la construcción del país que tenemos hoy en día. Decir que te aburrirás en este lugar sería una falta de respeto hacia su amplio patrimonio socio-cultural, el cual deja sin aliento a quien se anime a conocerle. 

Sí estás de visita en Lerma por primera vez, despreocúpate. Aquí encontrarás diversas alternativas para tu entretenimiento como el casco histórico de la ciudad, donde se ubica al Palacio Ducal de Lerma que al ostentar el título de villa, es beneficiario del estatus de Bien de Interés Cultural, una figura jurídica para la protección del patrimonio histórico español. 

Allí podrás disfrutar del mágico encanto de este parador turístico, el cual se convirtió en un campo para albergar a miles de detenidos del bando republicano durante los años posteriores a la guerra civil. Y es que venir a Lerma no es simplemente quedarse tirado dentro de la habitación del hostal o confinarse en la piscina del hotel. 

Se trata de adentrarse en lo más profundo de nuestra identidad como españoles, deleitándonos con todos esos símbolos que han sido celosamente resguardados durante décadas. En caso de querer ir de compras para adquirir un souvenir local, encontrarás diversas tiendas para llevarte a casa piezas autóctonas en forja o talla de hierro. 

También puedes dirigirte al Monasterio de San Blas, donde las hermanas dominicas realizan espectaculares trabajos en cerámica como vajillas y demás para ofrecer al público a precios accesibles. 

Oferta hotelera-gastronómica para cualquier presupuesto.  

Pasar hambre en Lerma o penalidades por no realizar reservas a tiempo es algo que no se copia. ¿Por qué? ¡Muy sencillo! Su variada oferta de alojamientos y restaurantes se constituye como un festín para el turista nacional e internacional, quien contará con diversas opciones durante su estancia. Y lo mejor de todo es que podrá seleccionar en función de sus necesidades e intereses, así como también el presupuesto disponible para esta aventura. 

Encontrarás desde hoteles de gama alta con un precio de 200 EUR por noche a sencillos hostales o posadas, los cuales brindan cobijo nocturno por 30-40 EUR diarios. En dado de que decidas hacer un viaje a Lerma con el presupuesto ajustado, no tendrás problemas de conectividad porque en este ayuntamiento es posible conseguir diversos puntos gratuitos de WiFi para la población. 

Muchos de estos establecimientos tienen un toque muy especial, brindándole una absoluta calidez al visitante con cómodas instalaciones para desconectarte de tantas angustias cotidianas y descansar como te mereces. Además de otorgar mayor facilidad para los huéspedes, valiéndose de herramientas digitales como páginas webs o plataformas online para los que deseen realizar sus reservaciones con tiempo. 

¿Asustado porque no llevas efectivo encima? ¡Tranquilo! Hasta el local más pequeño cuenta con dispositivos de punto de venta, a través de los cuales puedes realizar pagos de lo que consumas. 

¿Cómo se puede llegar a Lerma? 

Dejar de conocer Lerma por temas de “lejanía” no es excusa, debido a que este pequeño rincón de Burgos está muy bien conectado con el resto de la península. Si estás en Madrid y deseas darte una escapada hacia Lerma con tu coche, deberás recorrer 210 kilómetros por la A-1 en donde tardarás solamente 2 horas con 5 minutos para llegar. 

También puedes tomar un autobús desde la Estación de Avenida de América, el cual te llevará a Lerma en 2 horas y 15 minutos por 16 EUR cada viaje, haciendo un total de 32 EUR en Ida y Vuelta. En cambio, si quieres llegar en avión debes estar en Barcelona porque el Aeropuerto del Prat es el único que tiene ruta hacia el Aeropuerto de Burgos. Una vez que llegues por vía aérea, tendrás que tomar un autobús hasta la estación central de autobuses y de allí coger otro hasta el pueblo. Para los que están en otras ciudades de España, tienen a su disposición líneas de autobuses que salen desde sus estaciones de transporte terrestre en trayecto directo hacia Lerma.